Skip To Main Content

Header Logo

St. George´s British International School

Header Holder

Header Top Right

Header Utility

Toggle Language

Header Trigger

Header Desktop Menu

Close Desktop Menu

Landing Navigation

Breadcrumb

¿Qué es la robótica para niños?
St. George's British International School

La robótica no solo es una destreza clave para la formación que los alumnos necesitan para su futuro, sino que desarrolla múltiples habilidades como el pensamiento lógico y la creatividad.

La mayoría de los alumnos de cualquier centro educativo probablemente trabajarán en profesiones que hoy en día todavía no existen. Esta afirmación tan extendida ha sido empleada por muchos expertos, entre ellos, por el catedrático de Psicología Social y de las Organizaciones de la Universidad de Valencia José María Peiró. En una entrevista para la Agencia EFE, el catedrático advirtió de que la inteligencia artificial y otras formas de digitalización están transformando rápidamente muchos puestos de trabajo, y que esta tendencia continuará en el futuro.

La robótica, o la disciplina encargada del diseño y la programación de robots, puede parecer una asignatura compleja para los escolares. No obstante, cada vez más centros educativos, como St. George's British International School, la incluimos en la programación desde edades tempranas. Ya en primaria, muchos niños aprenden conceptos básicos de robótica, y esta tecnología se convierte en una asignatura fundamental en los niveles de secundaria. ¿Con qué objetivo introducimos la robótica para niños y qué ventajas podemos obtener de ella?

Seymour Papert, pionero de la robótica educativa

El científico computacional Seymour Papert, creador del lenguaje de programación Logo, planteó ya en los años 60 que los niños deberían usar ordenadores como instrumentos para aprender y para mejorar la creatividad, la innovación y concretar el pensamiento computacional. De hecho, adelantó que el ordenador personal más simple que existe es un papel y un lápiz.

En su laboratorio, muchos niños tuvieron por primera vez la oportunidad de usar un ordenador primitivo para escribir, hacer gráficos y representar conceptos geométricos y matemáticos. Allí se concibió, investigó y creó el lenguaje de programación Logo, así como los primeros juguetes para niños con computación incorporada como Lego-Logo. De las investigaciones de Papert se obtuvieron conclusiones muy valiosas sobre cómo la tecnología puede aplicarse al ámbito educativo.
 

Las construcciones, un clásico educativo

Las construcciones son uno de los juegos más utilizados por los educadores para fomentar el desarrollo cognitivo de los más pequeños. Los juegos de construir permiten mejorar habilidades de motricidad fina, pero también desarrollan la orientación espacial y motivan a pensar diferentes formas de disponer los objetos para crear formas diversas. Este trabajo de manipulación tan beneficioso en la infancia se combina con la programación en la robótica.


La programación desarrolla el pensamiento lógico

La programación, por su parte, consiste en escribir órdenes en forma de algoritmos, un lenguaje que la máquina pueda entender. En sí misma, se parece mucho a la lógica, habilidad que se estudia en las facultades de Filosofía para, en definitiva, enseñar a pensar. Así, aprendiendo lenguajes simples de programación se refuerza el pensamiento formal hipotético deductivo de los estudiantes. Los niños exploran con sus robots escenarios que representan el espacio donde deben discurrir las soluciones lógicas, a través de la aplicación de lenguajes de programación.


Una destreza básica para las profesiones de futuro

La programación será en el futuro una tarea tan básica como lo es hoy navegar por internet o manejar cualquier software a nivel usuario, como las apps o las los programas de Office. Por eso, no es descabellado pensar que estas habilidades informáticas deberían estar introducidas en los centros educativos y ser impartidas como una destreza más, al nivel de la comprensión lectora o las habilidades matemáticas.

 

La robótica, un apoyo para cualquier tipo de aprendizaje

Combinar la robótica con otras materias puede hacer más efectiva la adquisición de conocimientos. A principios de 2021, investigadores de la Universidad de Twente publicaron las conclusiones de un estudio comparativo de dos aulas de primaria. La primera aprendía de manera convencional y, la segunda, con el uso de robots. Finalmente, concluyeron que los niños podían explicar mejor lo que estaban estudiando cuando aprendían junto a un robot. Según Frances Wijnen, una de las investigadoras de ELAN involucradas: "Los resultados nos llevaron a concluir que los robots sociales tienen el potencial de apoyar el aprendizaje de los niños de una manera nueva y positiva".

En definitiva, y como ocurre con cualquier tecnología, la robótica no solo es una destreza clave para la formación que los alumnos necesitan para su futuro, sino que desarrolla múltiples habilidades como el pensamiento lógico y la creatividad. Además, constituye una herramienta lúdica y atractiva para las nuevas generaciones a la hora de adquirir cualquier tipo de conocimiento.

Toggle Language Desktop

Toggle Language Mobile

Eng

Esp